Francisco Barrios

El estupor

In Off on 04/10/2015 at 19:48

Los votantes del “No” en el plebiscito para refrendar los Acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC no quieren “paz sin impunidad”. Quieren más guerra, quieren ver a los guerrilleros muertos o en la cárcel (las dos cosas, si se pudiera). No nos engañemos: quieren venganza. Tal vez algunos políticos entre ellos estén haciendo cálculos; de seguro otros pocos fueron víctimas directas de las FARC e invocan el Talión, pero estoy seguro de que esos –perversos también– son una minoría. La mayoría, lo sé, son unos arribistas urbanos que creen que, al defender los intereses de “los patrones”, se vuelven de la misma clase social que ellos, se hacen ricos. Y muchos otros, los mezquinos, no podían aceptar que a los guerrilleros desmovilizados se les fuera a dar –si es que llegaba a hacerse– algo de dinero para hacer un poco más fácil su reintegro a una sociedad en la que serían nuevos. Y toda esta gentuza se proclama católica. Pues bien, les convendría recordar que la reinserción de las FARC era exactamente las parábolas de la oveja descarriada y del hijo pródigo. Las dos. Les convendría también aprender que el poder –el verdadero poder– está en la generosidad, no en la mezquindad; está en el perdón y no en el resentimiento. La mezquindad y el resentimiento solo muestran inseguridad (social y sexual). Les comparto esta galería de CARTEL URBANO: http://bit.ly/2d1zAeV ¿Quiénes se creen esas personas que votaron el No, como para decirles a estos jóvenes de las fotos: “no, tú no puedes jugar con nosotros.” “No. Usted no puede aspirar a mi bienestar.” Por supuesto que este voto era un acto político, como todo, pero era también humanitario, simbólico, ético, ritual y, por ello, del espíritu. Ninguna de esas personas va a leer esto, claro. A nosotros, los del Sí, nos queda lo de siempre: la decencia.

 

* Y claro que el argumento de “oír todas las opiniones y respetarlas” no aplica en este caso, como no aplicó cuando Chamberlain dijo que había que “apaciguar a Hitler”.

Anuncios