Francisco Barrios

Archive for 2018|Yearly archive page

Ready to Start

In Off on 18/06/2018 at 18:30

Anuncios

El mejor vividero del mundo

In Off on 18/06/2018 at 17:57

El colombiano es un personaje incapaz de autorregularse, indisciplinado, autoindulgente y provinciano. Por eso cree que Colombia es un país con alguna importancia en el concierto mundial, distinta a la de ser el mayor productor de cocaína. A propósito, ¿nos hemos preguntado por qué en países con condiciones geográficas, sociales y políticas muy similares no se ha dado el fenómeno en la misma proporción? Precisamente por eso el colombiano dice que su país es “el mejor vividero del mundo”, pues porque puede hacer lo que le da la gana, lo cual, por supuesto, es placentero inmediatamente, como lo es la vida para esos niños a los que no les ponen límites. El problema es que eso resulta también en la mayor traba para construir un tejido social entre adultos.

Mi pequeña Suiza

In Off on 18/06/2018 at 17:37

Trabajo en un colegio privado en las afueras de Bogotá con todos los recursos disponibles, niños privilegiados y familias amables y comprensivas. Después del trabajo llego a las 4 pm a mi casa, que es un apartamento en el que vivo solo y que está frente a un parque, a una cuadra de la calle 140 con Avenida 19; en mi barrio hay supermercados, bancos, un centro médico privado al que tengo acceso y un CAI cuyos policías patrullan las calles todos los días, lo que lo hace muy seguro. Los fines de semana voy a Subachoque o a otros lados de la Sabana de Bogotá o a Boyacá, en mi carro. En las vacaciones me voy para la Florida a visitar a mi papá, que vive allá. No soy rico, por supuesto, pero soy un privilegiado. Pero resulta que soy colombiano, pertenezco al Tercer Mundo, y entonces, ¿dónde está mi experiencia de la ciudad? ¿Del país? ¿Qué comprendo de América Latina? No hablo, claro, de viajar más ni de leer más ni de hablar con otras personas (todo eso lo hago). Me pregunto es por mi experiencia de vida, mi punto de vista. ¿Sobre qué pienso? ¿Sobre qué escribo? ¿Sobre mi pequeña Suiza personal?, supongo.

Exguerrillero

In Off on 16/06/2018 at 11:10

En otros medios me he ocupado en tratar de explicar lo que creo que está en juego en Colombia en las elecciones de mañana domingo 17 de junio https://bit.ly/2t1xtzh. Aquí trato de lo elemental. Uno de los principales prejuicios contra Gustavo Petro es que fue guerrillero. ¿No comprenden que el hecho de que un exguerrillero esté participando en una contienda electoral es un avance social y político enorme? ¿Preferirían entonces que estuviera como guerrillero en la ilegalidad? Es decir, ¿que hubiera un conflicto interno en vez de unas elecciones democráticas?

* * *

Es cierto que Gustavo Petro manifestó su apoyo a Hugo Chávez en el pasado, pero eso no quiere decir que “sea como Chávez”, cuya causa, además, fue apoyada en su momento. Chávez no derrocó a ningún presidente; lo intentó, fracasó y fue encarcelado por ello. Después fue elegido. Además, y este punto la gente lo olvida, Chávez fue un militar, no un guerrillero (y como presidente, contó con las ganancias del petróleo mientras que los precios estuvieron altos, pero eso se acabó y la economía colombiana es distintísima).

Castrochavismo

In Off on 16/06/2018 at 11:08

Petro no va a subvertir el orden mundial ni a combatir el capitalismo. Sería un loco si lo pensara. Cualquiera que haya hecho una lectura, siquiera superficial, de cualquier ensayista cultural, político o económico (Piketti, Žižek o Harari, por ejemplo) sabe perfectamente que el capitalismo se impuso hace décadas como el único sistema económico mundial; nadie se puede salir de éste, ni quiere hacerlo. Lo importante es la agenda social y política que se adelantaría con Petro, porque la economía mundial -de la que Colombia hace parte- seguirá su rumbo inexorable.

Amor Vincit Omnia

In Off on 15/06/2018 at 12:13

Contracorriente

In Off on 15/05/2018 at 09:33

Soy moderado por naturaleza y no por virtud, así que no me ufano de ser contestatario ni rebelde –apenas lo necesario, supongo. Pero en el Día de la Madre me fui a caminar solo al Páramo de Chingaza (no celebro esa fiesta porque mi madre murió hace años, pero igual la aborrecía cuando ella vivía). Salí temprano en la mañana y aún no había carros en las calles, lo que me permitió llegar rápido; en el Páramo había poca gente y los que estaban se veían todos amables y aventureros; en el sendero que cogí, apenas si me crucé con un par de caminantes. Fui feliz. Al salir, después del mediodía, tomé la vía de La Calera hacia Bogotá y, claro, en esa dirección no había carros. En la dirección contraria el trancón era de kilómetros y la gente se veía irritada e impaciente. Yo manejaba rápido y feliz oyendo Bob Dylan. ¿Cómo es posible que la gente se haga la vida miserable siguiendo unas costumbres ridículas y sin sentido? (No hablaré aquí de por qué el tal día de la madre es un cúmulo de imbecilidades e infelicidades). Ayer fui a contracorriente literalmente y me sentí pleno. Y por eso quisiera que más gente lo probara más a menudo. Porque eso es liberarse y educarse de verdad.

Dar papaya

In Off on 09/05/2018 at 08:45

Ayer en la tarde pasé por la estación de Trasmilenio del Parqué Alcalá y “me recibió” una banda papayera de policías bachilleres frente a la taquilla. ¿Qué hacían ahí? ¿Animar? ¿Prevenir el delito? Estorbaban el acceso de los usuarios. Subí por el puente peatonal; en los barandales de las rampas hay vendedores ambulantes que dificultan la circulación, invaden el espacio público y representan un riesgo en caso de que hubiera una evacuación de emergencia. Me alejé. Al fondo seguía sonando la papayera. Y de nuevo pensé en que los colombianos tenemos que “tirarnos” todo, dañarlo.

Oráculos

In Off on 07/05/2018 at 09:24

Mi vida, de la que trato de ser consciente, se desbarata cuando se daña mi carro, cuando tengo que ir al banco y cuando me enfermo. Entonces, todo lo que pienso sobre la existencia, sobre el destino o sobre el autoconocimiento, queda hecho trizas. Quedo a merced de lo que digan el mecánico, la empleada del banco o el médico. Sus palabras son la verdad. ¿Qué me importa la trascendencia de mi alma cuando me explican que se dañó la bobina del carro y que por eso tengo que pagar doscientos mil pesos? ¿O que el banco solo me puede prestar el 70% del valor de un apartamento que quisiera comprar? ¿O que tengo que dejar el pan blanco porque irrita el colon?

La maestra

In Off on 06/05/2018 at 09:47