Francisco Barrios

La caravana

In Off on 14/02/2019 at 08:31

Me encanta manejar por carretera. Estoy pendiente del carro que va adelante y del que va detrás, como toca, y cuando caigo en cuenta de que voy detrás de un carro hace un buen rato y de que estamos sincronizados en la velocidad porque no siento el impulso de sobrepasarlo, decido que la persona que lo va manejando me cae bien. No lo pienso, lo siento, ese es el punto. Supongo que creo, sin ser consciente de ello en el momento, que si me gusta la velocidad a la que va es porque es alguien que en algo se parece a mí o, al menos, estamos de acuerdo en la velocidad a la que se debe conducir. Supongo también que extrapolo: estaremos entonces de acuerdo también en nuestra percepción del mundo, ¡y tal vez hasta en nuestras convicciones más profundas, por qué no! Y cuando el carro toma un desvío para seguir su camino, que no es el mío, me despido triste.