El cilantro

Creo que en los supermercados de todo el mundo deberían regalar el cilantro porque yo solo necesito una pizca para la sopa. Y el cilantro es tan aromático, que esa pizca me basta, pero solo lo venden por manojos y entonces tengo que comprarlo todo y tirar el resto. ¡Eso no está bien! (Ahora me preocupa que, si en algún supermercado se dan cuenta de que se están robando el cilantro, yo me haya puesto en evidencia tan temprano hoy).